Historia

junta-de-regentesLas primeras conversaciones sistemáticas que condujeron a la formación del INTEC tuvieron lugar en abril-mayo del año 1971 en la ciudad de Santiago de los Caballeros, cuando un grupo de profesores universitarios tenían la inquietud de crear “una pequeña institución orientada principalmente al ofrecimiento de programas de postgrado en áreas no tradicionales, de programas de educación permanente, de programas para ejecutivos e investigación”.

El 31 de agosto de 1972, movidos por las ideas de cambio que llegaban al país, reconocieron la necesidad de crear un nuevo centro docente "orientado al fortalecimiento de una infraestructura científico-tecnológico-cultural, capaz de sustentar un desarrollo económico y social independiente".

  • Luis R. del Castillo Morales
  • Eduardo Latorre
  • Rafael Calventi
  • Miguel Ángel Heredia
  • Alfonso Lockward
  • Rafael Marion-Landais
  • Fernando Periche
  • José Joaquín Puello
  • Ramón Flores

intec-iniciosEsta inquietud se materializó con el inicio de las actividades docentes el 9 de octubre de 1972, impartiendo tres programas de postgrado: Ingeniería Industrial, Economía y Administración de Empresas, tras innumerables esfuerzos realizados por el grupo, como la obtención de un préstamo de 900 pesos en la Fundación de Crédito Educativo, de las aulas del Colegio Dominicano de La Salle y de los propios aportes personales, logrando con ello convertir al INTEC en la primera institución del país en ofrecer ese nivel de estudios.

En julio de 1973 se integran a la oferta los programas de licenciatura en Ingeniería Civil, Ingeniería Industrial, Medicina, Economía, Administración, Contabilidad y Ciencias Sociales.

El crecimiento de la matrícula de licenciatura fue lento. Al final del segundo trimestre de docencia se aplicó la baja académica según el Reglamento Académico y quedó fuera del INTEC el 60 % de la población de licenciatura. Este éxodo estudiantil afirmó la imagen de INTEC como una institución con altos estándares de exigencia.

Ya para el año 1980, INTEC ya había consolidado su imagen como institución con vocación de calidad y gozaba de una aceptación generalizada en la sociedad dominicana. La demanda de sus egresados, de las actividades de educación permanente e investigación situaban a INTEC en una posición de liderazgo en la educación superior dominicana.

Durante esa década la universidad se dedicó al desarrollo institucional. Se presenta al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un proyecto de expansión y desarrollo que contribuye a la consolidación como universidad de excelencia. Así, se lleva a cabo una profunda reforma curricular con un diseño innovador por ciclos y se pone en acción un plan de desarrollo profesoral acorde con los requerimientos del nuevo currículo. Con el apoyo de asesorías internacionales, se dio un nuevo estilo a la institución: se amplió tanto la oferta curricular, como los proyectos de investigación y la prestación de servicios.

A través de los años, INTEC ha logrado una consolidación que ha implicado no sólo un crecimiento físico y cuantitativo sino también una afirmación a través de logros cualitativos que la han convertido en una universidad de muy alta reputación.

Es la primera universidad dominicana en recibir la acreditación de la Asociación Dominicana para el Autoestudio y la Acreditación, ADAAC, con la participación de evaluadores de países hermanos. INTEC planifica su futuro, tomando como marco de referencia los estándares de acreditación, nacionales e internacionales.

Desde el año 2006 ha mantenido la decisión de limitar la población en alrededor de 5,000 estudiantes. A partir de entonces y con el propósito de hacer una mejor selección para la admisión a las carreras de grado, se inicia la aplicación de la Prueba de Aptitud Académica, PAA, del College Board, que permite tener estándares de ingreso comparables internacionalmente.

INTEC ha cultivado su vocación internacional mediante la participación en organizaciones universitarias, la movilidad profesoral y estudiantil, la realización de acuerdos institucionales y, cada vez con mayor énfasis, a través de la internacionalización de los programas que ofrece.

HIMNO DEL INTEC

Enfrentamos confiados el futuro
elevando la enseña del INTEC,
con la ciencia, el servicio y el estudio
que del hombre son guía para el bien.

El trabajo es esfuerzo y es constancia,
de la abeja aprendemos su tesón,
y matices fijados en sus alas
abren surcos de vida, fe y amor.

Compañeros, tengamos la esperanza
que la tierra va urgiendo con su voz.
Juventud que se sabe destinada
a forjar una nueva sociedad;
juventud, adelante, que en el alma
ya han brotado los frutos de la paz.

De las voces más hondas de este espacio
las ideas plurales del saber
van fluyendo, palpitan, se hacen manos,
que en lo alto conforman al INTEC.