Español English

Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Lucero Arboleda fue reconocida Profesora Emérita del INTEC

La destacada bibliotecóloga colombiana ingresó a la universidad en 1976 y trabajó en la academia durante 44 años de manera ininterrumpida. Conjugó su labor como directora de la biblioteca Emilio Rodríguez Demorizi con la docencia y otros roles

Lucero Arboleda fue reconocida Profesora Emérita del INTEC

SANTO DOMINGO. –El Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) reconoció con la distinción de Profesora Emérita a la bibliotecóloga Lucero Arboleda de Roa, por sus notables contribuciones institucionales, dedicación y compromiso, con los que convirtió a la Biblioteca Emilio Rodríguez Demorizi en un ícono de República Dominicana. 

Arboleda, pasada directora de la Biblioteca del INTEC, es la segunda persona en recibir este reconocimiento y la primera mujer en los 48 años de fundación de la universidad. La primera distinción fue otorgada en 2019 al doctor Miguel Escala, pasado rector de la academia.

Al dictar una clase magistral durante el acto, doña Lucero Arboleda, dijo que las complejas demandas de la sociedad y las capacidades de los bibliotecólogos transciende a las bibliotecas y los usuarios, y obliga a replantear el alcance de su misión a la luz de los desafíos que cada modelo de sociedad reclama y que se puede visualizar en el marco de los paradigmas del cambio social.

“Los desafíos que cada nuevo paradigma deja planteado a las instituciones dedicadas a la promoción de la educación y de la cultura nos ofrece elocuentes pistas del valor de una instancia como la biblioteca, que representa una natural aliada de una educación integral que habilite al ciudadano para asumir el cambio en seis cruciales tópicos, que van desde las relaciones básicas hasta la concesión del espacio”, enfatizó.

Arboleda recibió el reconocimiento durante un emotivo acto, en el que participó su familia y las principales autoridades del INTEC.

Jordi Portet, presidente de la Junta de Regentes del INTEC, presidió la ceremonia desde la virtualidad. Mientras, Rafael Toribio, pasado rector del INTEC, leyó la semblanza de Lucero Arboleda de Roa, con quien laboró durante más de una década en la universidad, donde entablaron una hermosa amistad.

“Algunos de los rasgos que mejor definen a doña Lucero: perseverancia, responsabilidad y entrega a un trabajo que siempre entendió como un servicio y al que se ha dedicó toda su vida”, resaltó Toribio.

De su lado, José Feliz Marrero, vicerrector académico del INTEC, leyó la resolución del Consejo Académico que concede la distinción de Profesora Emérita a doña Lucero Arboleda de Roa.

A continuación, Rolando Guzmán, rector del INTEC, reafirmó el agradecimiento del Consejo Académico y de toda la comunidad inteciana a doña Lucero Arboleda por una trayectoria de vida dedicada al servicio del país y de la institución.

Un breve recorrido por la vida de Lucero Arboleda

Lucero Arboleda es bibliotecóloga egresada de la Universidad de Antioquia, de la ciudad de Medellín, en su natal Colombia. Su profesión es fruto de su vocación de infancia. Su especialización continuó con estudios de Post-grado en Bibliotecología Biomédica, en la Universidad de Sao Paulo, Brasil, y Universidad Federal de Rio de Janeiro.

Ingresó formalmente al INTEC de junio de 1976 y cumplió 44 años ininterrumpidos de servicio. Entre sus aportes más relevantes se encuentran: El Índice de Publicaciones Periódicas de Universidades dominicanas, en el 1979 y 1983; en el 1990 el Catálogo Colectivo de Publicaciones Periódicas en Biomedicina; además de publicar varios artículos en las revistas Ciencia y Sociedad, Archivos Dominicanos de Pediatría, Revista de la Educación, editadas en Santo Domingo.

En su vasta experiencia laboral en INTEC fue dirigente, productora de contenidos, impulsora de grandes proyectos tecnológicos y defensora incansable de lo que la Biblioteca del INTEC es y debe ser como recurso de aprendizaje y espacio de investigación. Sus aportes en la construcción colectiva del Modelo Educativo de la universidad fueron una reafirmación de su compromiso con la comunidad académica.

Desde su posición apoyó también iniciativas externas novedosas, tales como el Programa de Bibliotecas Escolares, auspiciado por la Secretaría de Educación y Cultura, al igual que la organización de la Mediateca del Centro Cultural Eduardo León Jiménez, en el año 2001.

Es miembro de asociaciones profesionales como la Asociación de Bibliotecas Universitarias, de Investigación e Institucionales del Caribe (ACURIL) de la cual fue su presidenta en el año 2001.

Compártelo en: