Español English
ranking qs rankerd 2
Instituto Tecnológico de Santo Domingo

INTEC conmemora 50 aniversario de la firma de su Acta Constitutiva

La visión de varios profesores universitarios, que estudiaron en el extranjero, arriba a cinco décadas, en las que el INTEC se ha convertido en un referente de excelencia académica y de compromiso con la sociedad

INTEC conmemora 50 aniversario de la firma de su Acta Constitutiva

SANTO DOMINGO. -La historia de excelencia académica y aportes a la sociedad del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) tuvo su génesis un 9 de marzo de 1972, cuando se materializó la visión de tres profesores universitarios de formar una institución que ofreciera programas de postgrado en áreas no tradicionales, idea que se concretó con la firma de un Acta Constitutiva.

Cinco décadas después, la Plazoleta de Los Fundadores del campus fue el escenario en que Ramón Flores, Miguel Ángel Heredia Bonetti, Manuel Cocco, Bernardo Defilló y José Joaquín Puello Herrera, miembros fundadores del INTEC, volvieron a estampar su firma, de manera simbólica, en una Acta Constitutiva, misma que también rubricaron el rector, Julio Sánchez Maríñez; miembros de la Junta de Regentes, pasados rectores, vicerrectores, miembros del Consejo académico, directivos, profesores, egresados, estudiantes y colaboradores.

Al pronunciar la bienvenida, el rector del INTEC se expresó emocionado de “renovar los votos que dieron inicio a esta aventura que fue el INTEC, y que es esta vibrante realidad, debe ser un momento de profunda reflexión”.  Sánchez Maríñez citó al escritor francés Victor Hugo: “cambia de opinión, mantén tus raíces”, al tiempo de motivar a la comunidad a continuar innovando, sin olvidar los principios y los valores de los fundadores.

Al participar en el panel “Constitución del INTEC: 50 años después”, el primer rector del INTEC, Ramón Flores, indicó que INTEC es el resultado de un grupo que convirtió en decisión el sueño de mucha gente de crear la institución, pero que solo tenía la voluntad y la imaginación. “Para aquellos que participamos en esos primeros años, el INTEC dejó huellas en nuestra vida, nos enriqueció y hoy diría que aquellos sueños fueron concretados de una manera exitosa.”

En el panel moderado por el pasado rector, Rafael Toribio, y por el actual rector, Sánchez Maríñez, Flores puntualizó que el INTEC de hoy no fue necesariamente concretado por aquellos que estuvieron al principio, por eso, dijo que se debe agradecer el esfuerzo de otros que les siguieron y que han llevado la institución al nivel que está ahora.

“Si aquel grupo original pudo definir una filosofía y otros grupos han podido seguir, eso significa que los próximos cincuenta años están asegurados”, expresó Flores, visiblemente emocionado.

De su lado, Miguel Ángel Heredia Bonetti puntualizó que el grupo que sentó las bases del INTEC, profesionales que continuaron o realizaron su formación en el extranjero, estaba convencido de que el país y el mundo necesitaba una transformación. “Creíamos arrogantemente que teníamos algo que aportar a la transformación de la educación superior dominicana en beneficio de la sociedad”, expresó el miembro del grupo promotor y creador del INTEC

Dijo que el clima que prevalecía en las reuniones que antecedieron a la constitución del INTEC era el de una fuerza de convicción completamente ausente de toda pretensión. “Era un sentido de misión, nosotros no queríamos recursos, sino que nos dejaran hacer, que nos dieran la oportunidad de servir”, manifestó.

Una institución sin dueños

“Celebramos cincuenta años de INTEC, pero vamos por los otros cincuenta, es decir, INTEC no está mirando el pasado, INTEC es un proyecto en marcha”, afirmó el fundador Manuel Cocco, quien participó activamente en el desarrollo de la filosofía educativa del INTEC.

Precisó que materializar lo que hoy es INTEC no fue fácil. “INTEC no está ligada ni a intereses económicos, ni a intereses políticos, ese era su Talón de Aquiles, pero esa era su fortaleza. Nunca se ha renunciado en eso. INTEC no tiene dueños, es de la comunidad, es de los egresados…Ese es un patrimonio, un ejemplo de esta comunidad a la sociedad que hay que preservarlo, es uno de los mayores logros independientemente de la excelencia académica, ha sido esa independencia en todo sentido del INTEC”, expresó.

Durante su intervención, el doctor Bernardo Defilló, miembro de la primera Junta de Regentes del INTEC, recordó el Grito de Guayacanes, evento del que surgió el nombre del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, y habló de cómo él y el también galeno José Joaquín Puello Herrera, que para ese momento eran médicos de cabecera de prominentes políticos y militares del país, aprovecharon esa posición privilegiada en favor del sueño que era el INTEC.  

José Joaquín Puello Herrera, fundador de la Escuela de Medicina en INTEC, llamó a mirar hacia el futuro y renovar constantemente el compromiso de la universidad con la sociedad y con la nación.

“INTEC tiene que mirar al futuro, tenemos que revisar todos los años la agenda curricular y seguir por el carril uno de la ciencia. Que esta institución que nació con los principios de excelencia y compromiso, ahora tenga un tercer nicho, la visión del INTEC hasta el futuro”, puntualizó Puello Herrera. Celebró que INTEC tiene la única carrera de Medicina del país acreditada internacionalmente.

Durante el acto, la primera colaboradora del INTEC, Cecilia Castillo, tuvo a su cargo la lectura del acta y, en uno de los momentos más emotivos de la actividad, la comunidad institucional fue llamada a una firma simbólica del Acta, en renovación del compromiso de los miembros fundadores del INTEC con la transformación de la sociedad, a través de la excelencia académica.

Compártelo en: