Español English

Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Educación financiera, un aprendizaje primordial para materializar los proyectos

Durante un conversatorio realizado por el INTEC, el docente Manuel Santana afirmó que estudiar finanzas permite administrar los recursos personales, cómo y en qué termino reducir el riesgo y la incertidumbre y saber interactuar con el mundo de los negocio

Educación financiera, un aprendizaje primordial para materializar los proyectos

SANTO DOMINGO. -En la Republica Dominicana sus ciudadanos tienen un gran deseo por aprender finanzas, de hecho, la primera encuesta de Cultura Económica y Financiera elaborada por el Banco Central en 2014, reveló que un 73 % de los encuestados mostró deseo de aprender sobre dinero, afirmó Manuel Santana Ramírez, coordinador de la Maestría en Finanzas del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Resaltó que la encuesta refiere que solo un 30 % de los ciudadanos tiene conocimiento sobre interés simple, un 48 % de tasa de interés de tarjetas de crédito y un 48 % conoce el valor del dinero en el tiempo.

Sobré qué cosas desean aprender los dominicanos en el ámbito financiero, en la encuesta del BC, la cual fue dividida entre los que tienen ingresos más bajos, y los de ingresos altos y medianos; en los primeros un 76 % dijo querer aprender sobre cómo ahorrar, un 71 % invertir, hacer presupuestos (62 %), cómo obtener un préstamo (57 %), como usar productos financieros para negocios (48 %) y como usar productos financieros de forma correcta (51 %).

 “Existe una importante brecha de aprendizaje sobra las finanzas en la República Dominicana, y el Estado y las empresas deben continuar de forma constante su apoyo y soporte”, dijo el docente del INTEC.

MANUEL SANTANA RAMIREZ

El experto afirmó que todo profesional y no profesional requiere de conocimientos mínimos de finanzas para completar su éxito en la vida y la materialización de la mayoría de sus proyectos.

Durante el conversatorio “Impacto de las finanzas en el ámbito personal y profesional”, Santana Ramírez dijo que, a nivel internacional, una encuesta del portal mba.com Prospective Students Survey 2019,  para estudiantes potenciales de negocios refleja que, de los másteres a considerar en los próximos 10 años, el de finanzas se encuentra en primer lugar con un 24 % sobre 30 %, seguido del máster en análisis de datos (19 %) y los másteres en administración y gerencia ocupan ambos  el tercer lugar con un 14 %.

Concluyó que las principales organizaciones mundiales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo reconocen la importancia y necesidad del aprendizaje de finanzas para el equilibrio y control financiero de la vida de las personas y las empresas.

Sobre por qué estudiar finanzas, el experto dijo que esto permite saber administrar los recursos personales, cómo y en qué termino reducir el riesgo y la incertidumbre, conocer la administración del capital del trabajo, saber interactuar con el mundo de los negocios y planificar mejor la inversión y los gastos.

Señaló que varios investigadores han llegado a la conclusión de que existen cuatro decisiones fundamentales en las familias: primero, consumo y ahorro; segundo, cómo invertir el dinero ahorrado; tercero, en qué términos tratar de reducir las incertidumbres financieras que afrontan o cuándo conviene aumentar los riesgos, y cuarto, cómo deben utilizar el dinero ajeno para realizar planes de consumo y de inversión.

El docente del INTEC consideró que el COVID-19 y la gestión financiera personal ha obligado a que las personas hagan presupuestos personales y familiares, lleven a cabo una especie de economía de guerra y apuesten a la inteligencia financiera, para disminuir la ansiedad financiera que hoy en día está arropando a una gran cantidad de personas. 

En cuanto a las finanzas corporativas, dijo que las empresas deben tomar grandes decisiones, equilibrando los niveles de riesgo e inversión con tres políticas básicas sobre el efectivo y las operaciones: una política relajada (alto nivel de efectivo), política restringida (mínimo nivel de efectivo) y la política moderada (adecuado volumen de efectivo), así como mantener una estructura de capital optima que además de maximizar el valor de la empresa, genere adecuados dividendos para la recompensa de sus accionistas.

Compártelo en: