Español English

Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Suspensión de docencia en la modalidad presencial Ver info

Palabras en Aniversario 46° del INTEC

INTEC

Acto de Izamiento de Banderas

46 Aniversario del INTEC, 09 de octubre de 2018

Palabras del Rector 
Dr. Rolando M. Guzmán

 

Apreciadas intecianas, apreciados intecianos,

En nombre de todos, agradezco mucho a Margarita (Rodriguez), Elsida (Torres) y Maite (Duquela) por haber descrito ante nosotros, con palabras tan sinceras, la naturaleza de su relación con nuestra institución, desde las perspectivas de la profesora, de la colaboradora y de la estudiante. Es evidente que cada inteciano y cada inteciana tiene sentimientos muy propios respecto al INTEC, dependiendo en gran parte de su trayectoria de vida y de la forma y momento en que llego a esta universidad.

Imagino que para algunos la entrada a INTEC fue la realización de un gran sueño; otros, tal vez, entraron a INTEC creyendo que encontraban un simple trabajo, y solo después descubrieron que habían encontrado mucho más. ¿Pero qué significa, en general, ser un inteciano? ¿Qué significa ser una inteciana?

Cada quien tiene su propia respuesta. Sin embargo, al margen de las diferencias, yo me atrevería a conjeturar algunos rasgos comunes que nos distinguen como comunidad. Un primer atributo es el compromiso de los intecianos con el futuro de nuestro país. Un segundo atributo es el compromiso con la excelencia. Un tercer atributo es la capacidad de asumir retos.

Un cuarto rasgo inteciano es el apetito permanente por el cambio y la innovación. Y un quinto atributo es el sentido de historia: la creencia, tal vez la certeza de que somos parte de un proyecto educativo con vocación de trascendencia; de que somos herederos del esfuerzo de mucha gente excepcional y de que tenemos por tanto la obligación moral de dejar un patrimonio aumentado a las generaciones por venir.

Esas cinco cosas, a mi juicio, son las que definen al INTEC, y son esos los atributos que nos han permitido llegar hasta el punto donde nos encontramos. Ayer fuimos una entidad pequeña; hoy somos una entidad fuerte y vibrante. Mañana seremos todavía más fuerte. Porque el crecimiento continuo, la asunción de retos, la mejora continua, están en el ADN de INTEC.

Intecianos e intecianos, ¡feliz resto del día!