Español English

Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Suspensión de docencia en la modalidad presencial Ver info

59° Graduación Ordinaria

INTEC

Señor Presidente de la Junta de Regentes, Ing. Jordi Portet

Señor presidente de la Suprema Corte de Justicia y orador invitado a esta graduación, honorable magistrado Luis Henry Molina

Señoras y señores miembros de la Junta de Regentes y del Consejo Académico

Directivos, docentes y colaboradores del INTEC 

Graduandos y Graduandas

Amigas y amigos,

Después de saludarles a todos, quiero dar un saludo especial a las diez o tal vez quince personas con quienes por casualidad he coincidido durante los últimos días, y quienes han tenido la gentileza de abordarme para hablarme con emoción de un hijo o una hija, un nieto o una sobrina, y a veces hasta un vecino, que se gradúa en esta ceremonia. En particular, permítanme enviar un abrazo simbólico a la señora con quien me encontré la semana pasada en el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, al señor con quien coincidí en un restaurante en el fin de semana y a la señora con quien hablé ayer en una actividad de la biblioteca del Banco Central. A todos ellos, mis felicitaciones por el logro de sus relacionados. 

Sin embargo, graduandos y graduandas, pueden estar tranquilos, pues no pienso mencionar ningún nombre para evitar que mis palabras sean causa de crisis familiares. En realidad, si hago referencia cariñosa a mis encuentros casuales con sus familiares es porque creo que tales encuentros,  que se repiten como un ritual en los días previos a cada graduación, son el mejor testimonio de lo que cada uno de ustedes representan para muchas otras personas y del altísimo valor social del diploma que están adquiriendo en el día de hoy. 

Esta ceremonia es ciertamente importante por ser la culminación de una etapa de vida y el inicio de otra y me emociona pensar, graduandos y graduandas, que mi condición de Rector me permite dar testimonio ante la sociedad de la dedicación que cada uno de ustedes ha mostrado a lo largo del tiempo. Ahora es el momento de enfrentar nuevos retos y no tengo dudas de que cada uno tiene las herramientas necesarias para seguir adelante. Para eso,  basta seguir haciendo lo que han hecho hasta ahora: esto es, fijarse una meta, trabajar con ahínco y mantener una dosis de entusiasmo frente a la adversidad.

Yo me imagino, para destacar solo dos o tres ejemplos, que esas actitudes son propias de Gasendy St. Víctor, capitán del equipo inteciano de Futsal que logró el primer lugar en la copa del Banco Popular, estudiante nacido en Puerto Príncipe y que hoy se está graduando como Doctor en Medicina. La capacidad de trabajo debe ser también un atributo de Pamela Tejada, Alejandro Vallejo, Dolphy Lantigua y Adriana Rojas, quienes fueron premiados por presentar los mejores trabajos en el Congreso estudiantil de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación Superior, y se gradúan hoy como Licenciados en Biotecnología. Y un alto grado de pasión frente a los retos debe ser una virtud de Maité Duquela, quien presidió el grupo INTEC Ecológico y hoy se gradúa como Licenciada en Economía. 

A ellos, y a todos los demás, transmito a través de estas palabras mis mejores deseos,  y por encima de todo, les exhorto a creer que para quien trabaja como ustedes lo han hecho la vida estará siempre llena de milagros. Y a propósito de milagros, y sin ánimo de molestar a nadie, hago un paréntesis para recordar que hoy en la noche se iniciará el torneo de baseball invernal de este año… y que las Estrellas Orientales fueran los campeones del año pasado. ¿Alguien podría imaginar un milagro más grande que ese? ¡Es claro que no!

Por supuesto, mi optimismo no pretende ignorar que nuestro país atraviesa por circunstancias difíciles de diversos tipos. En el orden social, la seguridad ciudadana es un desafío para todos, la violencia de género es un flagelo que demanda un esfuerzo social extraordinario para su superación,  las condiciones de nuestros hospitales son a veces motivo de vergüenza, para citar solo algunos problemas. En el ámbito económico,  la pobreza y desigualdad siguen siendo fantasmas que nos acosan y que hasta ahora no hemos vencido.  Y en el orden político, el panorama se ha enrarecido de forma inesperada en los últimos días, lo que genera aprehensiones comprensibles en todos nosotros.  

Esas circunstancias, graduandos y graduandas, deben ser un estímulo para asumir la responsabilidad social que les corresponde,  a sabiendas de que el futuro del país, y en gran medida su presente, depende de ustedes. Fue con ese espíritu de responsabilidad que el INTEC, junto a otras tres universidades, decidió contribuir con el proceso de votaciones primarias actualmente en curso, al responder una solicitud de la Junta Central Electoral para emitir una opinión profesional sobre algunos aspectos del sistema electrónico.  Esto dio lugar al trabajo de un equipo técnico formado por  alrededor de 15 personas, cuyo trabajo se concretó en un informe con valoración técnica y sugerencias de mejora, que fue entregado a las instancias correspondientes. Esperamos que el proceso concluya de forma exitosa para beneficio de la democracia.

Permítanme ahora, señores y señores, introducir a nuestro orador invitado. El honorable magistrado Luis Henry Molina Pena, Juez Presidente de la Suprema Corte de Justicia, es licenciado en Derecho de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con estudios de postgrado en Derecho Constitucional de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Cuenta con una amplia trayectoria en el servicio público, en la que se destaca su participación en la creación y conducción de la Escuela Nacional de la Judicatura (ENJ), desde 1998 hasta 2010.

Inició su carrera en el ámbito jurídico privado, como abogado de distintas firmas de amplio reconocimiento, y posteriormente realizó estudios de Derecho Público en Santiago de Chile. A su regreso al país trabajó como consultor del Banco Mundial para el Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia, del que luego pasó a ser Director Ejecutivo.  

Se ha desempeñado como Director Ejecutivo de la Comisión de Implementación de la Reforma Procesal Penal, como el primer Secretario General de la Red Iberoamericana de Escuelas Judiciales, creada por la Cumbre de Presidentes de Tribunales y Cortes Supremas de Justicia de Iberoamérica, y como Coordinador del Proyecto “E-justicia: la justicia en la sociedad del conocimiento”, de la Décimo Tercera Cumbre Judicial Iberoamericana.

Molina Peña también ha sido docente en diversas instituciones universitarias y durante el periodo 2018 - abril 2019 fue presidente de la Junta de Regentes del INTEC, organismo cuyos miembros contribuyen de forma voluntaria y honorifica. Tras cesar en tales funciones, asumió la presidencia de la Suprema Corte de Justicia, posición que ocupa en la actualidad

Recibámoslo con un fuerte aplauso.