Español English

Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Suspensión de docencia en la modalidad presencial Ver info

50° Graduación Ordinaria

INTEC

50 Graduación Ordinaria
Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC)

Palabras del Rector

 

Señora Presidente de la Junta de Regentes, Lic. Laura Acra
Señoras y señores miembros de la Junta de Regentes
Señoras y señores miembros del Consejo Académico y directivos, docentes y colaboradores del INTEC
Señor orador invitado, Dr. Pedro Ureña
Graduandos y Graduandas
Familiares y relacionados
Señoras y Señores

 

Con este acto de graduación, cerramos simbólicamente un ciclo de especial relevancia en la formación de quienes en muy poco tiempo se convertirán en egresados y egresadas del INTEC. Y como en cada ocasión, inicio mis palabras con la expresión de un sentimiento de orgullo, pues como Rector he sido testigo de la dedicación, responsabilidad y entusiasmo con que los hoy graduandos y graduandas asumieron el reto de desarrollarse como profesionales y crecer como seres humanos. Por tanto, mi principal objetivo es felicitar a cada uno y cada una por el logro alcanzado, y agradecer a todas las personas que les han brindado apoyo a lo largo del camino que hoy concluye de manera exitosa para dar paso a nuevas experiencias.  

 

Yo sé, graduandos y graduandas, que la tarea ha sido muy ardua, y en algunos momentos alguno o alguna podría haberse preguntado si es verdad aquello de la “vida es más dura que INTEC”. Por eso quiero recompensarles no solo con la entrega de un diploma, sino también compartiendo algunas buenas noticias que muestran de forma evidente el tipo de universidad de la que ustedes son parte. A los estudiantes de Ingenieras, les diré que hace apenas tres días recibimos los resultados de las evaluaciones del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología respecto al cumplimiento de las Normas establecidas por ese organismo para las facultades de Ingeniera de nuestro país. En ese sentido, me complace informarles que los ocho programas de grado del INTEC recibieron una calificación A, siendo así la única institución que consiguió la máxima calificación en cada uno de sus programas. Si unimos esto al hecho de que en esta misma semana recibimos la confirmación de que tres nuevos programas habían sido acreditados por una agencia internacional, podemos concluir que…las Ingenierías de INTEC siguen siendo las Ingenierías de INTEC. ¡Felicitaciones, Ingenieras e Ingenieros, por un logro tan impresionante!

 

De forma similar, tengo un pequeño regalo para las graduandas y los graduandos del área de Ciencias de la Salud. Mi presente consiste en informales que en este año, los egresados de Medicina del INTEC obtuvieron el porcentaje de aprobación más alto en los exámenes anuales para la entrada a las Residencias Médicas, superando a los estudiantes de todas las otras universidades y reiterando así nuestro liderazgo indiscutible en el ámbito de esa carrera. A los egresados del área de Negocios, les informo que en estos momentos nos encontramos inmersos en el proceso de acreditación que cubre todos nuestros programas, en una tarea que, una vez haya sido concluida de manera exitosa, servirá para certificar que todas las carreras en dicha área tienen un estándar de calidad a nivel internacional.

 

Y, por supuesto, no puedo dejar de elogiar el trabajo de nuestra área de Ciencias Sociales y Humanidades, que se encuentra también iniciando un proceso de acreditación de su carrera de Psicología, y de nuestra área de Básicas y Ambientales, cuyos egresados de la Licenciatura en Matemáticas Actuariales constituyen uno de los mayores orgullos de nuestra institución. Todas esas evidencias, junto a muchas otras que sería imposible resumir en este momento, hacen honor a la visión planteada en nuestro plan estratégico actual, en el que INTEC se fijó como meta de mediano plazo el ser reconocido, nacional e internacionalmente, como un modelo de universidad, por su calidad académica, por la calidad de sus procesos y por su contribución al desarrollo de la sociedad.

 

Pero todos esos logros serian irrelevantes si no fueran puestos en acción en beneficio de los dominicanos y las dominicanas. Es por eso que, en adición a sus labores de docencia e investigación, nuestra institución sigue jugando un papel importante en diversos ámbitos nacionales, en los que aporta su objetividad científica, su prestigio académico y su pluralidad política a los mejores fines. Desde hace varios meses, para citar solo un ejemplo, nuestra universidad está siendo sede de un evento de trascendental relevancia, como es la discusión tripartita para la reforma y modernización del Código de Trabajo que ha estado vigente desde 1992. El objetivo de ese proceso es doble: por un lado, aumentar el empleo y mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras, y por otro, aumentar la competitividad de las empresas establecidas en nuestro territorio.

 

En ese marco, hemos incentivado el desarrollo de un dialogo fructífero, mediante el cual se han logrado acuerdos parciales en diversos aspectos, incluyendo los mecanismos de mediación y conciliación ante disputas laborales, los mecanismos de apelación de sentencias laborales, las reglas para la realización de convenios colectivos y para el funcionamiento de los sindicatos de trabajadores, entre otros. En la actualidad, las tres partes (es decir, gobierno, gremios empresariales y sindicatos de trabajadores) están evaluando las opciones que han sido puestas sobre la mesa sobre los temas más espinosos, y se espera que en un futuro cercano podamos alcanzar acuerdos definitivos en todos los temas pendientes, entre los cuales se destacan la protección de la maternidad, las condiciones de trabajo doméstico, las reglas para terminar un contrato laboral y la regulación de la jornada de trabajo.

 

Por razones obvias, esos acuerdos tendrán un impacto significativo en la dinámica del mercado laboral y determinaran la evolución de nuestras condiciones de vida a lo largo de las próximas décadas. De nuestra parte, garantizamos nuestro mayor esfuerzo para asegurar que los resultados que se alcancen sean de beneficio para las mayorías, en correspondencia con nuestro compromiso con la sociedad dominicana.

 

Para finalizar estas breves palabras, permítanme ahora presentar a todos ustedes a nuestro orador invitado. El doctor Pedro Ureña es egresado del Instituto Tecnologico de Santo Domingo INTEC, donde se graduó con honores en 1990. Posteriormente, continuó sus estudios de especialización en el Hospital Mount Sinai de Miami, Florida, donde cursó su residencia en Medicina Interna y Cardiologia. En 1996 fue admitido en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island para continuar con su especialización como Cardiólogo Intervencionista, y se graduó como tal en el año 1997. A partir de ese momento, este galeno ha desarrollado una trayectoria profesional impresionante, en la cual se destacan los siguientes logros:

 

  • Primer Implante de Válvula Aortica Percutánea Corevalve en Centroamérica y el Caribe.
  • Primer Implante de Válvula Colibrí Aortica Percutánea en el mundo.
  • Primer Implante de Desfibrilador Automático Implantable en República Dominicana.
  • Primer Implante de Stent Bioabsorbible Coronario en el Caribe y Centro América.

 

En el ámbito directivo, desde el 2008 hasta el 2013 se desempeñó como Presidente del Consejo Médico en los Centros de Medicina Avanzada, Conferencias Médicas y Telemedicina (mejor conocido como CEDIMAT). Como académico, ha sido coordinador e investigador principal de varios estudios, y pedagogo en la Residencia de Medicina Interna del Hospital Salvador B. Gautier, así como “Fellow de Enseñanza” de la Escuela de Medicina de Brown University. En el ámbito comunitario, es Fundador de “Heart Care Dominicana”, una fundación para la atención a personas de escasos recursos con problemas de salud. Por último, el Doctor Ureña actualmente preside el Primer Capítulo Dominicano del Colegio Americano de Cardiología y se desempeña como Director Médico de Medicina Cardiovascular Asociada (MCA).

 

Por todas esas experiencias, las palabras de nuestro invitado tienen un valor especial, y pido que le recibamos con un fuerta aplauso. ¡Muchas gracias!