Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Nutriólogo llama a centros hospitalarios a velar por la alimentación de los pacientes

El doctor Jimmy Barranco, docente del INTEC, advirtió que se debe evaluar el estado nutricional de los pacientes al momento de su ingreso y asegurar que reciban una dieta especializada de acuerdo al diagnóstico clínico de cada uno

Nutriólogo llama a centros hospitalarios a velar por la alimentación de los pacientes

SANTO DOMINGO.  El nutriólogo clínico Jimmy Barranco alertó ayer a los administradores de centros de salud públicos y privados a implementar protocolos de nutrición para asignar la dieta a los pacientes ingresados, tras observar que la práctica de alimentación actual podría perjudicar su proceso de recuperación e incluso agravar males de salud preexistentes.

En ese sentido, el doctor Barranco sostuvo que lo ideal es que los centros cuenten con suficientes nutricionistas, que establezcan la dieta adecuada para cada paciente, y que pongan en funcionamiento los protocolos de nutrición existentes para las distintas enfermedades. Además, indicó que debe ampliarse la formación en nutriología dentro de la carrera de medicina.

“Cada paciente tiene unos requerimientos de energía y de proteínas de acuerdo al tipo de patologías que le han sido diagnosticadas”, expuso Barranco, coordinador de la maestría en Nutriología Clínica del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), quien puntualizó que alimentarles con más o menos de lo requerido podría empeorar su salud.

A su juicio, las autoridades de Salud Pública deben invertir más en educación y aseguramiento de recursos humanos suficientes capacitados en nutrición dentro del sistema, al tiempo que consideró que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) deben incluir la consulta de nutriología dentro de su cobertura, como una forma de asegurar que la población pueda utilizar esa herramienta para mejorar y mantener su salud. Recordó que por Ley, están llamadas a invertir en prevención.

El especialista sostuvo que la desnutrición en las clínicas y hospitales de la República Dominicana es un tema recurrente, al punto de que un mayor tiempo de hospitalización incrementa el riesgo de padecer males asociados a una mala nutrición. Recordó que, según una investigación que publicó en el 2008, realizada en diferentes hospitales del país, la prevalencia de desnutrición hospitalaria fue de un 53%. Además, reveló que un estudio presentado en octubre pasado, con 230 pacientes de cinco centros de salud, arrojó que de cada diez pacientes hospitalizados, cuatro tenían un riesgo nutricional moderado /severo, al momento del ingreso. La investigación, que estuvo a cargo de estudiantes de término de la maestría en Nutriología Clínica del INTEC, fue dirigida por el doctor . Barranco.

Barranco dijo que para revertir esa realidad, los centros de salud podrían implementar la aplicación de una herramienta de tamizaje nutricional, en las primeras 24-48 horas de su ingreso. Éste es un método rápido, práctico y fácil de aplicar, donde se debe indagar si el paciente come menos, está más delgado y si ha perdido masa muscular o se siente débil.

Alertó que todavía en muchas unidades de cuidados intensivos y las salas de hospitalización, los pacientes son sometidos a largos períodos de ayuno, recibiendo solamente soluciones endovenosas de sal y dextrosa, un escenario favorable para la desnutrición y sus complicaciones: infecciones, retardo en la cicatrización de las heridas, mayor estancia hospitalaria, aumento de los costos de hospitalización y aumento de la tasa de mortalidad. Dijo que todos los enfermos tienen derecho a recibir una buena alimentación; y que el dinero utilizado en nutrición no es un gasto, sino una inversión porque “la nutrición salva vidas”; siendo enfático al declarar que “una onza de prevención equivale a una libra de curación”.

“Es un derecho del paciente, recibir una buena alimentación, sin importar la severidad de su padecimiento”, insistió Barranco, quien dijo que desde el 2002 el INTEC ha formado a más de 1,000 profesionales de la nutriología, quienes se encuentran diseminados en centros de salud, labores docentes, organismos internacionales, instituciones del Estado, labores de asesoría, o que incluso tienen sus prácticas profesionales individuales.

La especialidad y maestría en Nutriología Clínica del INTEC, y la maestría en Obesología y Dietética conforman la nueva oferta de postgrado del Área de Ciencias de la Salud del INTEC. Indicó que el programa académico está orientado a promover una buena alimentación durante el ciclo de la vida, a fin de prevenir las enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc). Además, los maestrantes aprenden a diagnosticar el estado nutricional del paciente, en base a indicadores dietéticos, clínicos, antropométricos y bioquímicos.

Esto permite la implementación de un plan alimentario racional (alimentación oral, a través de una sonda o directamente por las venas), que cubra los requerimientos nutricionales de cada enfermo, según su enfermedad. La docencia inicia en febrero de 2018.

Compártelo en: