Instituto Tecnológico de Santo Domingo

Campus en Transformación

Plan Maestro de Infraestructura

El INTEC construye un sueño para cambiar vidas. En 1972 los fundadores del INTEC fueron la garantía para que la universidad pudiera ser reconocida en el sistema educativo nacional; hoy, nuestros más de 25,000 egresados  han construido nuestra reputación, muchos con una trayectoria excepcional, más allá del territorio dominicano.

El Plan Estratégico 2017 del INTEC contempla como uno de sus ejes fundamentales el desarrollo de un Plan Maestro de Infraestructura, mediante el cual nuestros laboratorios, aulas y demás espacios de académicos y de investigación serán redimensionados a la luz de los estándares internacionales.

Nuestro plan demanda recursos suficientes para su financiamiento sostenible y el resultado fortalecerá la calidad de la enseñanza al dotarla de un ambiente académico con tecnología de vanguardia, docentes de alto nivel y la posibilidad de intercambios internacionales.

Se proyectan tres obras, la primera de ellas para la Escuela de Medicina, seguida de los edificios de Ingenierías y Postgrados.

La universidad apuesta a una metodología de enseñanza innovadora e integral en salud. Nuestros estudiantes pasan por un profundo proceso de maduración personal y académica, en la medida en que se templan sus habilidades y el conocimiento adquirido en las aulas con las pasantías y rotaciones, tanto en centros médicos urbanos como rurales.

Su legado realmente hace la diferencia

El tránsito de cualquier universidad dominicana a la universidad de clase mundial a la que el INTEC aspira no podría nunca financiarse solo con recursos propios, a menos que renuncie al carácter incluyente. Por tanto, la decisión de preservar al INTEC como un espacio abierto para todos los grupos sociales, hace necesaria una articulación con el resto de la sociedad, como única forma de alcanzar, de forma sostenible, una educación de calidad al alcance de las mayorías. Esta es la intención del INTEC, que felizmente coincide con la visión de otras entidades, tanto en el ámbito público como en el privado.

Aportar para que otros crezcan es como dar un buen suelo a una semilla, que al crecer multiplica sus frutos. La inversión en educación de calidad tiene una alta tasa de retorno y un impacto social directo a través de los egresados que formamos. Cambiamos la vida de nuestros jóvenes, quienes se esfuerzan para cambiar otras vidas.